viernes, 5 de noviembre de 2010

Papa-Santi-Barcelona


Miles de españoles claman contra la visita de Ratzi. Y si viene, tendrá que irse. ¿no es mejor ver entonces el lado positivo de las cosas? Con lo a gusto que se puede quedar uno despidiendo a un Papa a la vez que se disfruta del espectáculo Disney

9 comentarios:

Cristina dijo...

En el cartel que han hecho parece Espinete saludando a los niños.
Es todo tan ridículo.
Un aplauso para el diseñador.

Wen dijo...

Coño, este papa es que tiene una cara que da miedo, eh? En serio lo digo, a mi me acojona

verificación de la palabra: venecti ( lo prometo ) :D

Un paseante dijo...

No hay que ser tan serios, coño. Tiene razón Cristina, parece Espinete. Y el diseño tuyo ya se sale, definitivamente. Viva el Papa.

San Ateo dijo...

Es que me he visto obligado por mi nombre a hacer esta entrada, la verdad... Pero, ya puestos a jugar a los parecidos razonables, a mi me recuerda este Papa unas veces al sr. Burns, con esas manitas alicaídas, y otras al Drácula de Coppola. Tengo que comprobar en las retransmisiones si a este también se le despista su sombra.

Y gracias por los aplausos y parabienes.

I.B dijo...

Yo te maldigo jefe de la secta cristiana. Te aborrezco a ti y a tus antecesores.
Representas el mal en estado puro y deseo ver desaparecer de los círculos de poder a tu podrida cuadrilla de macarras.
Tu y los tuyos nos habéis enseñado el camino del odio. Tu eres un hijo de Satán disfrazado.

San Ateo dijo...

Pero hombre, tranquilícese, visite nuestro bar, pruebe nuestras exquisitas especialidades y hable con el Paseante, verá como se le pasa el arrebato.

Liberta dijo...

Ni el bueno era el que vestía de blanco, ni el malo, el del chaleco antibalas.

San Ateo dijo...

¿Quién llevaba antibalas. Sería antibaladas?

Liberta dijo...

La chaqueta metálica la llevaba el gran ausente de la primera jornada mientras saludaba a las tropas en Afganistán. Una estampa de máximo contraste con el macilento papamóvil desplazándose por las calles.
Estoy de acuerdo con que, ante ciertos dramas y visitas oficiales, lo mejor es desdramatizar.