martes, 28 de septiembre de 2010

Huelga general


Ahora que estamos a las puertas de la huelga general, no sé si os pasará lo mismo que a mí, que cada vez que veo a Méndez y a Toxo haciendo declaraciones por televisión mi cabeza los sustituye inconscientemente por ese monstruo de dos cabezas habitante de Barrio Sésamo que andaba todo el día a la gresca, intentando llegar a algún acuerdo.

10 comentarios:

Liberta dijo...

San Ateo yo también ando a la cresca. No sé qué pensar. Huelga decir que a ningún trabajador le gusta que le pisoteen sus derechos, pero llegan tarde. ¿Sabes que a los liberados sindicales no le descuentan el día de huelga de su sueldo? ¿Mañana harás huelga en el blog?

San Ateo dijo...

¿Y a ti como Liberta te perdonan el descuento?

Liberta dijo...

Si me quito la "t" de enmedio, igual consigo un pase de liberá sindicá. Sería lo suyo, pero ni por esas me libro de la esquizofrenia deliberativa.

Hombre gris dijo...

Yo directamente cuando los veo por televisión cambio de canal, ya que a parte de no ponerse de acuerdo, no están a la altura del cargo que representan ni desempeñan sus labores correctamente.

Adriana dijo...

San Ateo es precariedad o precaridad? yo pensaba que la precaridad era el estado previo a la caridad... besos! :)

Wen dijo...

En este país tenemos los sindicatos que nos merecemos... así de triste

Cristina dijo...

San Ateo por favor, intercede por mi vida laboral, para que las huelgas adquieran significado, para que pueda decidir hacerla o no... por fi.

Un paseante dijo...

Pues a mí me recuerdan más bien a Epi y Blas, pero en fin: no es agradable hacer bromas con esto, según tengo entendido.
Porque en el fondo todo este asunto es para llorar, más que para reir.

San Ateo dijo...

¡Ay, Adriana, es verdad, al final estos mentecatos me han liado también! Y no puedo arreglarlo porque, aunque las artimañas de estos personajes me provoquen ardores de estómago, iré a la huelga. En eso también coincido con Wen. Pero, para bien o para mal, la ética no me da tregua. Acabo de leer un comentario de una lectora que resume muy bien mi estado de ánimo. Dice: "No me queda más remedio que ir a esta mierda de huelga"

Debo advertirte de que mis milagros son más bien de andar por casa, Cristina. Lo que si puedo hacer es dedicarte la siguiente entrada, que anda a la zaga de la situación en que te encuentras. Las penas compartidas son menores. Espero que te guste.

Yo también pensé en Epi y Blas, sr. Paseante, pero ese monstruo bicéfalo me resultaba más surrealista y recurrente. Respecto sobre si este asunto es más bien para llorar que para reir como dice, le invito a que se de un corto paseo por mi blog, descubrirá que no hay ninguna entrada que no toque algún asunto que no invite al llanto. En fin, quizás haga uso de la broma porque la mueca del llanto y la de la risa se parecen tanto que me de por intercambiarlas.

San Ateo dijo...

Listo, corregida la errata Adriana.